Video: La guerra que usted no ve (documental)

por Pok

En este documental, John Pilger, denuncia el papel de los medios de comunicación de masas en el encubrimiento y manipulación de las guerras imperialistas.

En El Reino Unido, gran parte del periodismo, principalmente el de TV se dedica a crear una especie de mitología de la “objetividad” y la “imparcialidad”. La principal cadena de Gran Bretaña, la BBC ha envuelto con estos principios su línea editorial intentando que se piense que lo que persigue es una especie de causa noble y desinteresada, pero en realidad el contenido transmitido es la visión preferida por el “establishment”. Así podemos comprender cómo es que la propaganda en las “sociedades libres”, como Gran Bretaña y los Estados Unidos, es mucho más efectiva que en las dictaduras. Por otro lado los periodistas “profesionales”, especialmente los organismos de radio y televisión, se presentan con una falsa neutralidad, y la verdad queda de lado aunque el público cree estarla recibiendo. Queda la impresión que la información fluye libremente, de otra forma no se podría sostener la supuesta democracia. Un público que cree falsamente estar informado no va a buscar que los políticos y/o empresarios sean obligadas a rendir cuentas, y al no hacerlo, pueden cometer actos de corrupción que solo son destapados cuando a alguien poderoso le conviene.

Los medios de comunicación no cambiarán mientras no cambie su estructura. Un periódico y un canales de TV siempre reflejaran los intereses de su propietario. Sin embargo Internet ha venido a cambiar las cosas brindando información alternativa sobre la guerra y otros acontecimientos relevantes. La mayoría de los mejores reportajes sobre Iraq fueron publicados en la web por periodistas independientes y “periodistas ciudadanos” y esperemos que esto continúe y sea cada vez más frecuente.

Duración: 1h 36 min.

2 comentarios to “Video: La guerra que usted no ve (documental)”

  1. Es impactante, escalofriante tanto odio, maldad y perversidad evidenciadas en este video, estremece hasta al más fuerte duro de carácter. Y si, si hay personas con ética y dignidad que están dando la lucha desde las mismísimas entrañas del monstruo que devora y disfruta la sangre y los recursos de cualquiera de los países que tengan lo que les apetece o con líder que su pueblo ame y que les estorbe en sus voraces apetitos jamás satisfechos. Siento un dolor indescriptible en mi corazón, en mi mente y hasta la última célula de mi ser. No puedo aceptar que somos de la misma especie, ¡no lo puedo creer,… no lo puedo creer,… no lo puedo creer!

A %d blogueros les gusta esto: