ISSSTE paga más del 200% de sobreprecio en compra de medicamentos

por Pok

¿Por qué, señores de la Función Pública y  de Competencia, no comparan cuánto paga el Grupo Ángeles, por ejemplo, a  sus proveedores del mismo servicio contra lo que paga el ISSSTE?

Les ahorro la investigación: ¡Pagan más del 200% de sobreprecio!

Índice Político

Francisco Rodríguez

No se lo preguntaron. Pero, taimado  como es, tampoco él lo dijo. ¿Qué empresas son las que “tributan” a  Miguel Ángel Yunes Linares y a sus cómplices –quien le ha dado permiso  para asaltar las arcas del ISSSTE, quienes con él “se van sobres” los  recursos públicos– cantidades supermillonarias?

En materia de medicamentos, las empresas que “se caen” con Yunes y banda que le acompaña son Fármacos Especializados, de la famiglia Pérez Fayad; Farmacéuticos Maypo, de Carlos y Gustavo Arenas, y Ralca, de los hermanos Ramírez de Aguilar. Ya sea en los procesos de adjudicación  de medicamentos, ya sea en licitaciones, invitaciones o asignaciones  estos empresarios “reparten” el 2% del ingreso. Y se tiene detectado que el operador de  la recaudación final es ni más ni menos que Manuel Muñoz Gánem, director  Administrativo de ese Instituto, quien mantiene vínculos con Yunes  Linares por una antigua relación que emocionalmente se ubica en lo  filial. Dos por ciento de cantidades que rebasan  los 6 mil millones de pesos anuales. Más de 120 milloncejos cada uno de  los ya casi cinco años del calderonato que, por supuesto, en nada son  desdeñables.

Para cualquier otro funcionario de la  fallida Administración de Felipe Calderón, tal cantidad –aún repartida  entre varios cómplices– sería suficiente para un retiro más que holgado  en lo económico, pero… Si ya se han “embuchacado” más de 600  millones de pesos tan sólo por el concepto de medicamentos, ¿cuáles son  entonces los incentivos de los directivos –el real, Yunes; y “el sobrino  de Córdova Villalobos”– para generar el grave desabasto que existe en  el Instituto? Uno de ellos es el famoso programa  Medicamento Express, que a través de SuperISSSTE surte las medicinas que  no se encuentran en existencia, y por tanto no pueden ser surtidos en  las farmacias de las clínicas y hospitales de la institución. Este surtimiento se hace mediante la  emisión de un “vale” que se genera en la unidad médica y es  intercambiado por medicamento en la tienda. En este proceso, además de SuperISSSTE,  también participan las farmacias asociadas mediante Casa Saba, Nadro y  Fármacos Especializados.

¿El secreto a voces? Que los precios a  los que compra SuperISSSTE, dirigida ahora por Rogelio Ruiz y antes por  otro policía –ahora secretario general del Instituto– Luis Felipe Castro  Sánchez– son los del mercado privado. Esto es aproximadamente entre 30 y hasta  180% más costoso que lo que adquieren a través de licitaciones,  dependiendo de si los medicamentos son genéricos o negociados por la  Comisión respectiva del ISSSTE.

¿La recompensa?  En estos casos el reparto es mayor: Un suculento 5% entre las diversas áreas. Sin embargo las mismas distribuidoras  han hecho un boicot a seguir entregando, ya que es el momento que el  ISSSTE no les ha pagado –dado el incremento brutal que ha vivido en su  consumo– y sin embargo el “cobro de derechos” no ha disminuido.

¿Y qué otros negocios se cocinan desde  las áreas médicas? ¿Cuánto más reciben estos venales funcionarios y ex  funcionario, ahora en el papel de titititero? Uno de ellos, el de los Servicios Integrales. Con mucho, el más escandaloso fue el  proceso de asignación del “Servicio Integral” de Laboratorio Clínico.  Esta licitación fue asignada, pese a la oposición inicial del Órgano  Interno de Control, a dos empresas: Instrumentos y Equipos Falcón, de  Noé y Rolando Ramírez, y por otro lado, a Selecciones Médicas, de la  Familia Pérez Fayad. Estas dos empresas se repartieron al 50%  la licitación para cubrir todos los servicios en todo el país, pero eso  sí, para no molestarse y evitar problemas con los múltiples proveedores  existentes, decidieron subcontratarlos, es decir, en la mayoría de los  casos, los proveedores siguen siendo los mismos. ¿Y aquí cuál es el truco? Muy sencillo,  los precios se elevaron hasta un 80%, porque el reparto es aún  mayor:  14% que recauda a través de sus intermediarios el “papá  adoptivo” Muñoz Gánem. Además del 6% adicional que se tiene que entregar  a diversas áreas como la Médica, Delegaciones y Finanzas. Este contrato a finales del año pasado  fue adjudicado y firmado ya durante la fallida administración del actual  director general, el compareciente ayer Jesús Villalobos.

Si tuvieran “las pilas puestas”, si no  fuesen hilos de la manta de protección que desde Los Pinos se ha tendido  para proteger a Yunes y banda que le acompaña, funcionarios de la  Comisión Federal de Competencia y de la Secretaría de la Función Pública  podrían hacer uso de sus facultades sancionatorias pues aquí hay buen  material, sólo basta comprobar quienes son los patrones reales de los  empleados que operan los Servicios Integrales.

Si le rascan un poco, van  a encontrar la respuesta en las muestras de inconformidad de los  proveedores. Y si desde aquí le rascamos un poco más,  podemos ver también a Vitalmex, de Adrián Cervantes, el eterno rey de  la cirugía laparoscópica en todas las dependencias del gobierno, que  paradójicamente también es un importante proveedor para el Gobierno de  Veracruz, desde la época en la que el titular fue Fidel Herrera.

¿Por qué, señores de la Función Pública y  de Competencia, no comparan cuánto paga el Grupo Ángeles, por ejemplo, a  sus proveedores del mismo servicio contra lo que paga el ISSSTE? Les ahorro la investigación: ¡Pagan más del 200% de sobreprecio! Y aún hay más…

Índice Flamígero: El “tío” del director  del ISSSTE, Jesús Villalobos, anunció otra vez que dejará de ser  ocupante de la Secretaría de Salud apenas inicie el otoño. Miguel Ángel  Córdoba Villalobos, ya en precampaña por la gubernatura guanajuatense  deja atrás un cochinero, cuando menos en la dependencia de la que es  encargado su “sobrino” y de cuya Junta Directiva forma parte. Se va,  pues, ¿tan tranquilo y ya?

3 comentarios to “ISSSTE paga más del 200% de sobreprecio en compra de medicamentos”

  1. Me gustaría practicar esto de la investigación del uso de recursos por parte del gobierno, quisiera enterarme de las cosas por mi mismo o corroborar información como esta.

    A manera de iniciación, ¿Cual es el flujo o orden para realizar una investigación de esta naturaleza?

    Saludos.

    • Para empezar, saber que la información es un derecho y que hay instituciones que deben, por ley, proveer esa información, todos los periodistas lo saben pero son pocos como Francisco Rodríguez quienes se interesan en difundirlo. Saludos!

A %d blogueros les gusta esto: