Un secuestro que apesta

por Pok

Diego: Un secuestro que apesta

Álvaro Delgado

Para ser sometido a un cautiverio de siete meses, con un trato de “defensor de los grandes capos” por parte de sus captores, Diego Fernández de Cevallos exhibió un rostro rozagante en su primera aparición ante los medios de comunicación: El cabello recortado y la barba, larga y cana, pero cuidada.

Y para ser liberado en la madrugada, en un lugar ignoto, es curioso que hasta el mediodía el emblema del panismo siguiera vistiendo los andrajos que le facilitaron sus captores, sobre todo cuando emprendió una campaña de entrevistas obsequiosas transmitidas hasta la náusea.

Pero, en fin, en el Partido Acción Nacional (PAN) están excitados por la liberación de Fernández de Cevallos, y hasta lo perfilan ya como candidato presidencial en 2012, pero deberían serenarse: Este caso, que no presagia nada bueno, exhibe el paraíso de la impunidad que ahoga a México y no se ve cómo pueda ser parte de la solución.

La liberación del litigante panista es, de suyo, un acontecimiento político de relevancia, porque altera el tablero político, a un año y medio de las elecciones presidenciales, pero, en la hipótesis de que se interese en la candidatura del PAN y aun que se materialice tal ambición, nada aportaría para frenar la descomposición de México, que es lo que explica su extraño secuestro.

Porque, como es el caso, ¿alguien que es parte del problema puede ser la solución? ¿Puede quien hizo los amarres políticos, en 1988 y 2006, para la instauración de gobiernos que afianzaron el modelo económico, político y mediático vigente rectificar y, aun en un acto de contrición como creyente, recocer los errores cometidos, aun sin incorporarse a un proyecto contrapuesto? No se ve cómo.

Dolerse de que su secuestro no es más relevante que el cobarde asesinato de Marisela Escobedo, la madre que murió dos veces al no hallar justicia por el homicidio de su hija Rubí Marisol, no es suficiente, como tampoco lamentar de dientes para afuera la criminalidad que atormenta el país.

Es, a lo sumo, un duelo tan impostado como el del empresario Alejandro Martí, víctima también de la criminalidad que prohíja la impunidad al más alto nivel.

¿Qué hará ahora Fernández de Cevallos? A falta de una negativa contundente, deja ver que se reinsertará en la vida política, tal como lo anhelan en el PAN –y el agitador social Carlos Salinas–, pero si lo hace será para reivindicarse públicamente de una biografía asociada al uso del poder político para amasar una fortuna que, por ahora, por lo visto sufrió mengua con el pago del rescate.

O cuando dice que su vida seguirá siendo normal lo que debe interpretarse es, no que regresa a la vida política, sino al litigio que le permita recuperar la pérdida de su patrimonio con el patrocinio de asuntos que se ganan gracias a sus conexiones con fiscales y jueces que forman parte de su entramado de intereses.

Por lo pronto, a juzgar por su apariencia física y anímica, está casi para comenzar a trabajar apenas inicie el año.

Por lo pronto, el propio Fernández de Cevallos empezó a ajustar cuentas: Aunque a sus captores dijo haberlos perdonado, hizo un reclamo directo a Felipe Calderón cuando, en su primera aparición tras 220 días de cautiverio, afirmó que “las autoridades tienen una tarea pendiente”, capturar a sus secuestradores, pero aclaró –conocedor de su correligionario– que deberá ser “sin abusos, sin atropellos, sin flagelaciones”.

Y sabida su repulsión recíproca, la Presidencia de la República emitió un comunicado para asegurar que, en la conversación telefónica que sostuvieron, “el licenciado Fernández de Cevallos agradeció el respaldo que recibió por parte del presidente Calderón, al igual que de su familia y amigos cercanos, durante su cautiverio y que fue crucial para sobrellevarlo con entereza”.

Nada bueno vendrá: Calderón ha emprendido una cacería contra los de suyo extraños captores –que ni siquiera puede pensarse que tienen reivindicaciones ideológicas–, pero nada garantiza que quienes sean presentados ante los medios de comunicación, que será pronto, realmente sean los autores del secuestro.

Sobre todo si el encargado del caso es, como lo ha sido desde el principio, Genaro García Luna, el secretario de Seguridad Pública experto en montajes espectaculares para ganar rating.

La otra opción del gobierno es la que puede esperarse: Cualesquiera que sean los “extraños desaparecedores”, y las razones que tuvieron para hacerlo, gozarán de plena impunidad…

.

8 Responses to “Un secuestro que apesta”

  1. De veras que apesta ese dizque secuestro, ya conocemos a ese señor protagonista, mentiroso y falso como lo demostró en su campaña presidencial donde se puso de acuerdo con Salinas para perder a cambio de unos terrenitos en punta diamante. Igualmente demostró su complicidad con Salinas cuando arengó a los diputados para que se quemaran los documentos de la votación presidencial del 88. y cuando negoció la libertad de Raul Salinas a cambio de abrir un juicio en contra de AMLO.

  2. ¿30 millones de dolares por su libertad? de donde los sacó? sería bueno hacerle una investigación. Todo es pura prataña y pura mentira, como la que ahora nos dice que NO quiere ser candidato a la presidencia.Por eso inventó lo de su secuestro. Diego ¿a quien quieres engañar? ya no nos chupamos el dedo.

  3. SI EL GRUPO QUE LO SECUESTRO EN VERDAD TUVIERA TAL IDEOLOGIA, LO HUBIERA ENTREGADO FUSILADO. POR ALTA TRAICION A LA PATRIA. TODO ES UN MONTAJE CHURRO PANISTA SALINISTA

    • EFECTIVAMENTE, LO MISMO PIENSO YO, PERO AHORA RESULTA QUE HASTA LE ARREGLABAN EL PELO, LE CUIDABAN LA BARBA, LO ALIMENTABAN MUY BIEN Y LO MAS INCREIBLE, HASTA LE PINTABAN LAS CEJAS, HAGAME EL FABRON CAVOR!, PORQUE CLARAMENTE SE VE EN TODAS LAS PRESENTACIONES ANTE LOS MEDIO DE COMUNICACION, SUS CEJAS MUY NEGRAS, QUE CREO QUE UNA PERSONA DE SUS CARATERISTICAS UN TINTE EN LA CEJAS O EL BIGOTE DEBE EMPEZAR A DEJAR VER EL PELO CANO JUNTO A LA PIEL EN UNOS 4 O 5 DIAS, QUE RARO QUE A ESTE RATERO DE CUELLO BLANCO EN MAS DE 7 MESES LA CEJA NUNCA SE LLENO DE CANAS, AH!, PERO ESO SI LA ROPA CON LA QUE FUE LIBERADO NUNCA SE LA QUITO PARA QUE LOS MEDIOS DE COMUNICACION LO CAPTARAN ASI Y PROVOCAR LASTIMAS ANTE EL PUEBLO MEXICANO, ESPERO Y TODOS LOS QUE LO VIERON POR TV NO SE HAYAN TRAGADO EL CUENTO DEL “SECUESTRO” DE ESTA RATA DE ALCANTARILLA.

  4. en el colmo del mal pensar, que es muy válido en México, hasta creo que Diego estuvo en casa de Carlos allá en Irlanda…

  5. Desde el principio de su secuestro todo parecia ilogico ,conspiraciones region 4 como es posible que lo hayan secuestrado tan facilmente y sin heridos de ninguna de las dos partes ,porque me supongo que sevallos debe de andar con un ejercito de guardaespaldas (no es muy querido que digamos el senor y debe de tener muchos enemigos) y ahora regresa como un santo ,que hasta perdona a sus secuestradores si en verdad lo hubieran secuestrado el se encargaria de vengarse ,tiene muchos recursos para ello.esto es claramente un teatro politico y muy mal actuado es logico que si mucha gente se lo traga lo van a lanzar de candidato del pan y si no ,pondran a otro que no les extrane si en los proximos meses vemos a SAN DIEGO haciendo buenas obras quien podra salvarnos de estos hijos de la chingada? solo nuestro voto a AMLO.

  6. El secuestro de Diego Fernández , huele a pantomima, a una concertación distractora de los grupos fácticos que azotan a la población.
    También la posición de los secuestradores, es pura farsa, ¿cómo que le perdonaron la vida? Si su bandera de lucha es “Ni Perdón ni Olvido” ¡¡¡FARSANTES!!!
    Ojalá demuestren al pueblo que su organización (“…de izquierda”) es leal y verdadera que retomen las acciones, para ahora sí, demuestren lo que es un verdadero plagio de políticos o empresarios come carroña; sobran los candidatos., Ejemplo, Molinar Horcasitas, Eduardo Bours, la horda del PAN, Elba Ester Gordillo, Marta Sahagun y muchos otros más…

Trackbacks

A %d blogueros les gusta esto: