¿Porqué no abordan el tema de la manipulación del clima en Copenhague? (HAARP)

por Pok

Otra vez Chossudovsky con este tema y la ONU que no quiere saber de eso, desde 1992 ya no se ha abordado  el tema pero allí están los documentos que muestran que desde 1977 y antes, ya sabían del riesgo y lo previeron en un acuerdo en Ginebra, ahora que sería un tema relevante en esta cumbre de Copenhague queda extrañamente excluido. Personalmente y  como pura especulación creo que lo siguen manejando y platicando pero tras bambalinas y no sale para nada algo de esto al público que seríamos los más afectados con acuerdos al respecto en la sombra, ya sea por políticos de izquierda o de derecha en sus guerras de cuarta generación…


Excluido de la agenda de Copenhague:
Técnicas de modificación ambiental (ENMOD) y Cambio Climático

Michael Chossudovsky (Global Research)

Traducido por PoKaMa :)


La manipulación del clima para uso militar

El término “técnicas de modificación ambiental” se refiere a cualquier técnica para cambiar – a través de la manipulación deliberada los procesos naturales – la dinámica, composición o estructura de la Tierra, incluyendo su biota, litosfera, hidrosfera y atmósfera o del espacio ultraterrestre. (Convención sobre la Prohibición de usos militares o cualquier otro uso hostil de técnicas de modificación ambiental, de las Naciones Unidas, Ginebra: 18 de mayo de 1977)

“Guerra de Medio Ambiente se define como la modificación intencional o la manipulación de la ecología natural, como lo es el clima y lo que llamamos “el tiempo”, los sistemas de la tierra tales como la ionosfera, la magnetosfera, el sistema de placas tectónicas, y/o la provocación de eventos sísmicos (terremotos) para causar la destrucción física, económica, psico-social de un objetivo previsto, ya sea geofísico o de la población, como parte de la guerra estratégica o táctica “. (Eco Noticias)

“[La modificación del clima] ofrece al combatiente en esa guerra una amplia gama de posibles opciones para derrotar o coaccionar al adversario … La modificación del clima formará parte de la seguridad nacional e internacional y podría ser realizada unilateralmente … Podría tener aplicaciones ofensivas y defensivas, e incluso ser utilizados con fines de disuasión. La capacidad de generar precipitaciones, niebla y tormentas en la tierra o de modificar el clima de la atmósfera (el espacio del enemigo)… y la producción de climas artificiales, todo es parte de un conjunto integrado de tecnologías [militares] “. (Documento de la Fuerza Aérea de EE.UU. AF 2025 Informe Final)


Los líderes mundiales se reúnen en Copenhague en diciembre de 2009 con miras a llegar a un acuerdo sobre el Calentamiento Global. El debate sobre el cambio climático se centra en los impactos de las emisiones de gases de efecto invernadero y las medidas para reducir las emisiones de CO2 provocadas por el hombre en el marco del Protocolo de Kyoto.

El consenso subyacente es que las emisiones de gases de efecto invernadero constituyen la única causa de la inestabilidad climática. Ni los gobiernos ni los grupos de acción medioambiental, han planteado la cuestión de la “guerra climática” o “técnicas de modificación ambiental (ENMOD)”. para uso militar. A pesar de un vasto cuerpo de conocimiento científico, la cuestión de las manipulaciones climáticas para uso militar, ha sido excluido de la agenda de la ONU sobre el cambio climático.

John von Neumann señaló en plena Guerra Fría (1955), con  una previsión tremenda que:

“La intervención en asuntos atmosféricos y climáticos …. se desarrollará en una escala difícil de imaginar en la actualidad … Esto afectará los asuntos de cada nación con los de las demás, más de lo que la amenaza de las armas nucleares o cualquier otra factor haya hecho en (cuestión de)  guerra”. (Citado en Spencer Weart, Enviromental Warfare: Weather Modification sistems, Global Research, diciembre 5, 20090

En 1977, un convenio internacional fue ratificado por la Asamblea General de las Naciones Unidas que prohíbe el “empleo militar o el uso hostil de técnicas de modificación ambiental que tengan efectos vastos, duraderos o graves”. (AP, 18 de mayo de 1977). Tanto los EE.UU. y la Unión Soviética fueron signatarios de la Convención.

Guiados por el interés de consolidar la paz, … y de salvar a la humanidad del peligro de utilizar los nuevos medios de guerra, (…) Reconociendo que el uso militar … de tales [técnicas de modificación ambiental] puede tener efectos sumamente perjudiciales para el bienestar humano, Deseando prohibir efectivamente su uso militar …  de técnicas de modificación ambiental con el fin de eliminar los peligros para la humanidad. … y afirmando su voluntad de trabajar hacia el logro de este objetivo, (…) Cada Estado Miembro en la presente Convención se compromete a no participar con el ejército … en el uso de técnicas de modificación ambiental que tengan efectos vastos, duraderos o graves, como medios de destrucción, daño o perjuicio a cualquier otro Estado Miembro. (Convención sobre la prohibición de militares o cualquier otro uso hostil de técnicas de modificación ambiental, de las Naciones Unidas, Ginebra, 18 de mayo de 1977. Entró en vigor: 5 de octubre de 1978, véase el texto completo del Convenio en el anexo inferior)

La Convención define la ” ‘técnicas de modificación ambiental’ refiréndolas como cualquier técnica para cambiar – a través de la manipulación deliberada de los procesos naturales – la dinámica, composición o estructura de la tierra, incluyendo su biota, litosfera, hidrosfera y atmósfera o del espacio ultraterrestre”. (La prohibición de la modificación ambiental se cumplirá fielmente, Declarado por los Estados Miembros, Crónica de la ONU, julio, 1984, vol. 21, p. 27)

La sustancia de la Convención de 1977 fue reafirmada en términos muy generales en la Convención Marco sobre el Cambio Climático (UNFCCC) firmada en la Cumbre de la Tierra de 1992 en Río de Janeiro:

“Los Estados tienen … de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y los principios del derecho internacional, la responsabilidad (…) para que las actividades bajo su jurisdicción o control no causen daños al medio ambiente de otros Estados o de áreas más allá de los límites de la jurisdicción nacional “. (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Nueva York, 1992)

Tras la Cumbre de la Tierra de 1992, la cuestión del cambio climático para uso militar, nunca se mencionó en las posteriores cumbres sobre cambio climático ni en otros eventos auspiciados por la CMNUCC. La cuestión fue borrada, olvidada. No es parte del debate sobre el cambio climático.

En febrero de 1998, sin embargo, en la Comisión de Asuntos Exteriores, Seguridad y Defensa del Parlamento Europeo celebró audiencias públicas en Bruselas fundamentadas en la facilidad de Estados Unidos de desarrollar la guerra climática bajo el programa HAARP.

“El Comité de Propuesta de la Resolución”, presentado al Parlamento Europeo:

“Considerando al HAARP. [Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia en Alaska] … en virtud de su amplio alcance del impacto sobre el medio ambiente como una preocupación mundial, y debido a sus implicaciones legales, ecológicos y éticos se pide que sea examinado por una organismo internacional e independiente …, [el Comité] lamenta la reiterada negativa de la Administración de los Estados Unidos … para prestar declaración a la audiencia pública … sobre los riesgos ambientales y públicos [de]  el programa HAARP.” (Parlamento Europeo, Comisión de Asuntos Exteriores, Seguridad y Política de Defensa, Bruselas, doc. No. A4-0005/99, 14 de enero de 1999).

La petición de la Comisión de elaborar un “Libro Verde” sobre “los impactos ambientales de las actividades militares”, fue , sin embargo, casualmente desestimada con el argumento de que la Comisión Europea carece de la jurisdicción necesaria para ahondar en “los vínculos entre el medio ambiente y la defensa”. Bruselas estaba ansiosa por evitar una confrontación con Washington. (véase el Informe Europeo de 3 de febrero de 1999).

En 2007, el Daily Express informó – después de la liberación y la desclasificación de documentos del gobierno británico de los Archivos Nacionales – que:

“Los documentos [desclasificados] revelan que tanto los EE.UU., que llevaron lo llevaron a la práctica y la Unión Soviética, tenían programas militares secretos con el objetivo de controlar el clima del mundo. Se dice que un científico alardeó: “En el año 2025 los Estados Unidos será dueño del clima”.

Estas afirmaciones son rechazadas por los escépticos, como teorías de conspiración silvestres y para material de películas de James Bond, pero cada vez hay más pruebas de que los límites entre la ciencia ficción y realidad son más difusos. Los estadounidenses admiten ahora que invirtieron $12 millones de Libras por más de cinco años durante la guerra de Vietnam en la “siembra de nubes” – creando deliberadamente fuertes lluvias para lavar los cultivos del enemigo y destruir las rutas de abastecimiento en la ruta Ho Chi Minh, en una operación denominada “Proyecto Popeye”.

Se afirma que la lluvia se incrementó en un tercio en las zonas seleccionadas, haciendo que la manipulación del clima como arma fuese un éxito. Al mismo tiempo, funcionarios del gobierno sólo dijeron que la región es propensa a las fuertes lluvias. (Weather War?, The Daily Express, 16 de julio de 2007)

Nunca se ha considerado de interés para el debate sobre el clima, la posibilidad de manipulaciones climáticas o medioambientales como parte de un programa militar, mientras que se ha reconocido formalmente los documentos oficiales del gobierno y el ejército de EE.UU. Los meteorólogos no investigan el asunto, y los ambientalistas están colgados del calentamiento global y el protocolo de Kioto.

El Programa HAARP

El Programa de Investigación de la Aurora Activa de Alta Frecuencia (HAARP), con sede en Gokona, Alaska, ha existido desde 1992. Es parte de una nueva generación de armas sofisticadas bajo la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI)de EE. UU. Operado por la Dirección de  Vehículos Espaciales del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea, El HAARP constituye un sistema de poderosas antenas capaces de crear “modificaciones locales controladas de la ionosfera” [la capa superior de la atmósfera]:

El HAARP ha sido presentado a la opinión pública como un programa de investigación científica y académica. Sin embargo, los documentos militares de EE.UU. parecen sugerir que el objetivo principal de HAARP es “explotar la ionosfera para fines del Departamento de Defensa”. (Véase Michel Chossudovsky, el arma definitiva de destrucción masiva: “Tener el tiempo” para uso militar, Global Research, 27 de septiembre 2004

Sin referirse explícitamente al programa HAARP, un estudio de las Fuerza Aérea de los EE.UU. señala el uso de “modificaciones ionosféricas inducidas” como un medio de alterar los patrones del clima, así como interrumpir las comunicaciones enemigas y de radar. (Ibid)

El HAARP tiene la capacidad de provocar apagones y la interrupción del sistema de energía eléctrica de regiones enteras:

“Rosalie Bertell, presidente del Instituto Internacional de Asuntos de Salud Pública, dice que HAARP opera como ‘un gigantesco calefactor que puede causar importantes alteraciones en la ionosfera, creando no sólo agujeros, sino largas incisiones en la capa protectora que impide que la radiación letal bombardee el planeta “.

El físico Dr. Bernard Eastlund llamó “el mayor calefactor ionosférico jamás construido”. El HAARP es presentado por la Fuerza Aérea de EE.UU. como un programa de investigación, pero documentos militares confirman que su principal objetivo es ‘inducir modificaciones ionosféricas’ a fin de alterar modelos climáticos y desestabilizar comunicaciones y radar.

Según un informe de la Duma Estatal rusa: “EE.UU. planea realizar experimentos a gran escala bajo el programa HAARP [y] crear armas capaces de romper las líneas de comunicación de radio y equipos instalados sobre naves espaciales y cohetes, provocar serios accidentes en las redes de electricidad y en oleoductos y gasoductos, y tener un impacto negativo en la salud mental de regiones enteras.

La manipulación del clima es el arma preventiva por excelencia. Puede ser dirigida contra países enemigos o ‘naciones amigas’ sin su conocimiento, utilizarse para desestabilizar economías, ecosistemas y la agricultura. También puede provocar el caos en los mercados financieros y de productos. La alteración en la agricultura causa una mayor dependencia de la ayuda alimentaria y de productos de granos importados de los EE.UU. y otros países occidentales. “(Michel Chossudovsky,” Tiempo de Guerra: ¡Cuidado con los experimentos de los militares de EE.UU. con la guerra climática, The Ecologist, diciembre de 2007)

Un análisis de declaraciones provenientes de la Fuerza Aérea de EE.UU. apunta a lo impensable: la manipulación encubierta de modelos climáticos, los sistemas de comunicaciones y la energía eléctrica como un arma de guerra global, capacitando a los EE.UU. para desestabilizar y dominar regiones enteras del mundo. Según un informe de un funcionario de la Fuerza Aérea de EE.UU.

“La modificación del clima ofrece al combatiente en la guerra una amplia gama de opciones posibles para derrotar o coaccionar al adversario … En los Estados Unidos la modificación del clima probablemente se convierta en una parte de la política de seguridad nacional con aplicaciones tanto nacionales como internacionales. Nuestro gobierno llevará a cabo esta política, en función de sus intereses, a varios niveles.” (Fuerza Aérea de EE.UU., -las negritas añadidas. Universidad del Aire de la Fuerza Aérea de EE.UU., AF 2025 Informe Final, http://www.au.af.mil/au/2025/ )

Copenhague CO15

La manipulación del clima para uso militar, es potencialmente una mayor amenaza para la humanidad que las emisiones de CO2.

¿Por qué ha sido excluido del debate en la COP 15, cuando el Convenio de 1977 de las Naciones Unidas dice de manera muy explícita que “el uso militar o cualquier otro uso hostil de técnicas de este tipo podría tener efectos sumamente nocivos para el bienestar humano”? (Convención para la Prohibición de las militares o cualquier otro uso hostil de técnicas de modificación ambiental de las Naciones Unidas, Ginebra, 1977)

¿Por qué el camuflaje?

¿Por qué no son debatidas ante la sociedad civil y las organizaciones ambientalistasas estás técnicas de modificación ambiental (ENMOD), bajo los auspicios de la KlimaForum09 Foro Alternativo?

Artículos relacionados:

Spencer Weart, Environmental Warfare: Climate Modification Schemes, Global Research, December 5, 2009

Weather War?, Daily Express, July 16, 2007

Michel Chossudovsky, Weather Warfare: Beware the US military’s experiments with climatic warfare, The Ecologist, December 2007

Michel Chossudovsky, The Ultimate Weapon of Mass Destruction: “Owning the Weather” for Military Use, Global Research, September 27, 2004

——-

Videos (añadidos en este blog):

Documental de la televisora estatal canadiense CBC donde se habla del tema de HAARP, para unos es conspiranoia, para otros es una realidad.

Parte 1

Parte 2

——-


ANEXO

Aprobado mediante la Resolución 31/72 de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1976. La Convención se abrió a la firma en Ginebra el 18 de mayo de 1977.

Convención sobre la Prohibición de militares o cualquier otro uso hostil de técnicas de modificación ambiental

Los Estados Partes en esta Convención, guiada por el interés de consolidar la paz, y que deseen contribuir a la causa de la detención de la carrera de armamentos, y de lograr el desarme general y completo bajo un control internacional estricto y eficaz, y de salvar a la humanidad del peligro de la utilización de nuevos medios de guerra,

Decididos a proseguir las negociaciones con miras a lograr progresos efectivos hacia nuevas medidas en la esfera del desarme,

Reconociendo que los avances científicos y técnicos pueden abrir nuevas posibilidades con respecto a la modificación del medio ambiente, la

Recordando la Declaración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, aprobada en Estocolmo el 16 de junio de 1972,

Consciente de que el uso de técnicas de modificación ambiental con fines pacíficos podría mejorar la interrelación del hombre y la naturaleza y contribuir a la conservación y mejora del medio ambiente para beneficio de las generaciones presentes y futuras,

Reconociendo, sin embargo, que el ejército o cualquier otro uso hostil de técnicas de este tipo podría tener efectos sumamente perjudiciales para el bienestar humano,

Deseando prohibir efectivamente militares o cualquier otro uso hostil de técnicas de modificación ambiental con el fin de eliminar los peligros para la humanidad de esa utilización, y afirmando su voluntad de trabajar hacia el logro de este objetivo,

Deseando asimismo contribuir al fortalecimiento de la confianza entre las naciones y al mejoramiento de la situación internacional, de conformidad con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas,

Han acordado lo siguiente:

Artículo I 1. Cada Estado Parte en la presente Convención se compromete a no participar en operaciones militares o cualquier otro uso hostil de técnicas de modificación ambiental que tengan efectos vastos, duraderos o graves, como medios de destrucción, daño o lesión a cualquier otro Estado Parte.

2. Cada Estado Parte en la presente Convención se compromete a no ayudar, alentar o inducir a un Estado, grupo de Estados o una organización internacional a realizar actividades contrarias a las disposiciones del párrafo 1 del presente artículo.

Artículo II A los fines del artículo 1, el término “técnicas de modificación ambiental” se refiere a cualquier técnica para cambiar – a través de la manipulación deliberada de los procesos naturales – la dinámica, composición o estructura de la Tierra, incluyendo su biota, litosfera, hidrosfera y atmósfera, o del espacio ultraterrestre.

Artículo III 1. Las disposiciones del presente Convenio no será obstáculo para el uso de técnicas de modificación ambiental con fines pacíficos y se entenderá sin perjuicio de los principios y normas generalmente reconocidos de derecho internacional aplicables relativas a dicho uso.

2. Los Estados Partes en esta Convención se comprometen a facilitar, y tienen derecho a participar en el mayor intercambio posible de información científica y tecnológica sobre la utilización de técnicas de modificación ambiental con fines pacíficos. Los Estados Partes en condiciones de hacerlo contribuirá, en solitario o junto con otros Estados u organizaciones internacionales, la cooperación económica y científica internacional en la preservación, mejora y la utilización pacífica del medio ambiente, teniendo debidamente en cuenta las necesidades de los países en desarrollo zonas del mundo.

Artículo IV Cada Estado Parte en la presente Convención se compromete a adoptar las medidas que estime necesarias de conformidad con sus procedimientos constitucionales para prohibir y prevenir cualquier actividad en la violación de las disposiciones de la Convención en cualquier lugar bajo su jurisdicción o control.

Artículo V 1. Los Estados Partes en esta Convención se comprometen a consultarse mutuamente ya cooperar en la solución de los problemas que puedan surgir en relación con los objetivos de, o en la aplicación de las disposiciones de la Convención. La consulta y la cooperación con arreglo al presente artículo también podrán realizarse mediante procedimientos internacionales pertinentes en el marco de las Naciones Unidas y de conformidad con su Carta. Estos procedimientos internacionales pueden incluir los servicios de las organizaciones internacionales, así como de un Comité Consultivo de Expertos prevista en el apartado 2 del presente artículo.

2. A los efectos establecidos en el párrafo 1 del presente artículo, el Depositario en el plazo de un mes desde la recepción de una solicitud de cualquier Estado Parte en la presente Convención, convocará un Comité Consultivo de Expertos. Todo Estado Parte podrá designar a un experto para el Comité, cuyas funciones y reglamento figuran en el anexo que forma parte integrante del presente Convenio. La Comisión remitirá al depositario una resumen de sus conclusiones de hecho, la incorporación de todas las opiniones y la información presentada a la Comisión durante sus deliberaciones. El Depositario distribuirá el resumen a todos los Estados Partes.

3. Todo Estado Parte en esta Convención que haya razones para creer que cualquier otro Estado Parte está actuando en violación de las obligaciones que se derivan de las disposiciones de la Convención podrá presentar una queja ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Dicha reclamación debe incluir toda la información pertinente, así como todas las pruebas de la validez de su posible apoyo.

4. Cada Estado Parte en esta Convención se comprometen a cooperar en la realización de cualquier investigación que el Consejo de Seguridad podrá iniciar, de conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas, sobre la base de la denuncia recibida por el Consejo. El Consejo de Seguridad informará a los Estados Partes de los resultados de la investigación.

5. Cada Estado Parte en la presente Convención se compromete a proporcionar apoyo o asistencia, de conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas, ningún Estado Parte que lo solicite, si el Consejo de Seguridad decide que esa Parte ha sido perjudicada o es probable que se perjudicado como consecuencia de la violación de la Convención.

Artículo VI 1. Todo Estado Parte en la presente Convención podrá proponer enmiendas a la Convención. El texto de cualquier enmienda propuesta será presentado al Depositario, que lo distribuirá sin demora a todos los Estados Partes.

2. Toda enmienda entrará en vigor para todos los Estados Partes en esta Convención que hayan aceptado, cuando el depósito ante el depositario de los instrumentos de aceptación por la mayoría de los Estados Partes. Posteriormente, entrará en vigor para los demás Estados Parte en la fecha de depósito de su instrumento de aceptación.

Artículo VII El presente Convenio será de duración ilimitada.

Artículo VIII 1. Cinco años después de la entrada en vigor de la presente Convención, una conferencia de los Estados Partes en la Convención será convocada por el Depositario en Ginebra, Suiza. La conferencia examinará el funcionamiento de la Convención con el fin de garantizar que sus objetivos y las disposiciones se están haciendo realidad, y, en particular, examinar la eficacia de las disposiciones del párrafo 1 del artículo I en la eliminación de los peligros de los militares o cualquier otro uso hostil de técnicas de modificación ambiental.

2. A intervalos de no menos de cinco años, la mayoría de los Estados Partes en esta Convención podrán obtener, mediante la presentación de una propuesta en este sentido al Depositario, la convocación de una conferencia con los mismos objetivos.

3. Si no hay conferencia ha sido convocada de conformidad con el párrafo 2 del presente artículo dentro de los diez años siguientes a la celebración de una conferencia anterior, el depositario deberá solicitar las opiniones de todos los Estados Partes en esta Convención sobre la convocación de esa conferencia. Si un tercio o diez de los Estados Partes, si esta última cifra es menor, responden afirmativamente, el Depositario deberá adoptar medidas inmediatas para convocar la conferencia.

Artículo IX 1. La presente Convención estará abierta a todos los Estados para su firma. Cualquier Estado que no firme la Convención antes de su entrada en vigor de conformidad con el párrafo 3 del presente artículo podrá adherirse a él en cualquier momento.

2. El presente Convenio estará sujeto a ratificación por los Estados signatarios. Los instrumentos de ratificación o adhesión se depositarán en poder del Secretario General de las Naciones Unidas.

3. El presente Convenio entrará en vigor tras el depósito de los instrumentos de ratificación por una veintena de los gobiernos de conformidad con el párrafo 2 de este artículo.

4. Para los Estados cuyos instrumentos de ratificación o adhesión sean depositados después de la entrada en vigor del presente Convenio, éste entrará en vigor en la fecha del depósito de sus instrumentos de ratificación o de adhesión.

5. El Depositario informará sin demora a todos los Estados signatarios y adherentes de la fecha de cada firma, la fecha de depósito de cada instrumento de ratificación o adhesión y la fecha de la entrada en vigor del presente Convenio y de sus modificaciones, así como de la la recepción de otras notificaciones.

6. El presente Convenio será registrado por el Depositario de conformidad con el artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas.

Artículo X La presente Convención, cuyos textos en árabe, chino, Inglés, francés, ruso y español son igualmente auténticos, será depositado con el Secretario General de las Naciones Unidas, que enviará copias debidamente certificadas del mismo a los Gobiernos de los firmantes y los Estados adherentes.

En fe de lo cual, los abajo firmantes, debidamente autorizados, firman el presente Convenio de

Hecho en Ginebra, el día 18 de mayo de 1977.

Anexo a la Convención

Comité Consultivo de Expertos 1. El Comité Consultivo de expertos se encargará de emitir las conclusiones pertinentes de hecho y ofrecer opiniones de expertos pertinentes a cualquier problema planteado con arreglo al apartado 1 del artículo V de la presente Convención por el Estado Parte que solicita la convocatoria de la Comisión.

2. El trabajo del Comité Consultivo de Expertos se organizarán de tal manera que le permita realizar las funciones establecidas en el párrafo 1 del presente anexo. El Comité decidirá las cuestiones de procedimiento relativo a la organización de sus trabajos, de ser posible por consenso, pero de otra manera por la mayoría de los presentes y votantes. No habrá votación sobre cuestiones de fondo.

3. El Depositario o su representante actuará como Presidente de la Comisión.

4. Cada experto podrá estar asistido en las reuniones por uno o más asesores.

5. Cada experto tendrá el derecho, a través del Presidente, a petición de los Estados y de organizaciones internacionales, la información y la asistencia que el experto considera conveniente para la realización de los trabajos del Comité.

Global Research Articles by Michel Chossudovsky

3 comentarios to “¿Porqué no abordan el tema de la manipulación del clima en Copenhague? (HAARP)”

  1. Que tal leí tu post y es muy interesante yo supe de esto por el terremoto de Haití que se supone fue la prueba de que esto funciona y es real, ahora te pregunto que podemos hacer…. Refugiarnos, crear un grupo para los próximos años cuando empiecen a destruir el mundo jeje, enserio contéstame quiero saber si hay algún grupo de resistencia que este preparándose para sobrevivir después del cambio climático y de los catástrofes producidos por esta arma.

    Si quieres charlar con migo sobre esto contactame a este correo tengo mucha informacion sobre algunas teorias que pueden hacerce realidad .

    bangiamkhao@hotmail.es

    PoKaMa:
    Gracias por tu comentario. Qué puedo decirte, no tengo idea de hasta donde pueda llegar esto y la mayoría de la gente no lo cree o no le da importancia entonces, pensar en hacer grupos o refugios contra estas armas creo que es muy complicado ya que no se sabe como funcionan luego que más hacer ¿acopio de alimentos y equipo? sería muy costoso por algo que yo no veo tan claro, en fin sería interesante conocer las informaciones que tienes o que piensas, trataré de contactarme en cuanto tenga un tiempo disponible, saludos.

A %d blogueros les gusta esto: