(Recomendado) Todo para todos, nada para los bancos! …una fantasía que debería ser real

por Pok

El cuento de la división del mundo

En el principio fue una división. En lugar de todo para unos, todo era entre todos.

Hace unos meses, cuando el Gobierno estadounidense anunció su primer plan para salvar los bancos, un sencillo y utópico ejercicio de cálculo inundó Internet. “¿Y si dividimos esos 700.000 millones de dólares entre todos los habitantes del planeta?”. El resultado, 104 millones de dólares per capita, era tan espectacular que ocupó portadas y tertulias en varios respetados medios de comunicación. Poco después, se descubrió el error: eran sólo 104 dólares por persona. Una miseria. ¿O no?

Divide y ganarás. La nueva campaña de Finanzas Éticas de la oenegé SETEM (www.error104.com) propone continuar el experimento fallido. “¿Y si cada uno de los 6.700 millones de seres humanos agarramos esos 104 dólares y los llevamos a un banco ético?”. La gente corriente y esa irrisoria cantidad de dinero, unidas, y en buenas manos, quebrarían el sistema.

“No pongas todos los huevos en la misma cesta”, advierte el proverbio africano. Si la cesta, además, tiene entidad bancaria, date por estafado. Los países más enriquecidos, a través de la OCDE, presentan estos días sus últimos datos de Ayuda Oficial al Desarrollo: 120.000 millones de dólares en 2008. Esos mismos países, ese mismo año, entregaron 8,4 billones de dólares para defender su criminal sistema financiero. Si actualizamos el reparto, si volvemos a dividir entre el planeta, tocan ya a 1.248 dólares por cabeza. ¿Otra miseria? ¿Dónde está nuestro error con solución?

Yo cuento, tú cuentas, él cuenta… Para todos todo, nada para los bancos. En el principio fue una división. El cociente le dio la vuelta al mundo.

Gorka Andraka
Gara (Rebelión)

——-

Complemento con estos videos y a los mexicanos les recuerdo que nuestra deuda acaba de ser incrementada en varias decenas de miles de dólares,  de manera irresponsable, valiéndole un cacahuate al gobierno espurio hipotecar nuestras riquezas naturales, nuestra soberanía o lo que queda de ella y lo mas triste es que nos quedamos impávidos, sin hacer nada cuando es anticosntitucional que el ejecutivo lo haga saltándose al senado pero pensar en el senado es como pedir peras al olmo, debemos ser nosotros mismos quienes detengamos esto ¿o debemos dejar que el show continúe, siendo nosotros las víctimas del espectáculo?

Por favor veanlos, les aclararán muchas cosas:



Fragmento de El Concursante un docu que voy a poner en la próxima entrada:


A %d blogueros les gusta esto: